cicli_polini.jpg

NUESTRA HISTORIA

Años cuarenta, segundo de la posguerra, la reconstrucción, Italia en bicicleta. Papá Battista Polini vuelve del frente y empieza a fabricar bicicletas: hay demanda y se venden. Bicicletas para los obreros, sólidas para andar por las carreteras de tierra batida, por los campos y por el pavimento. El chasis lleva el anagrama del ARIETE, no el signo del Zodíaco, sino del batallón en el cual nuestro padre dijo adiós a su juventud. 


Luego llegamos nosotros: Carlo, Franco y después Piero. De muy jóvenes, todos a la oficina a ayudar y trabajar; así fue como la pasión por las dos ruedas y la mecánica se hizo un hueco en nuestros corazones. Cuando al final de los años cincuenta, con el boom, la gente empezó a comprar las primeras motocicletas, la Vespa y la Lambreta, nosotros ya estábamos preparados, con nuestro padre al frente. No hay nada que hacer: si llevas algo en la sangre, antes o después sale. Con el tiempo nos habíamos dispersado, habíamos incluso traicionado la moto por el coche, pero no podía ser. El deseo estaba ahí, la moto, la pasión y toda nuestra experiencia. Uno de nosotros, Piero, empezó a competir. Era a primeros de los setenta, música rock, minifaldas, maxifaldas, motos Ancillotti, motor Sachs modificado y cambios de siete marchas. Piero ganó tres títulos de Italia en "Enduro" y a partir de ahí, contar las victorias era imposible, doscientas, trescientas o más.

foto_old13.jpg

El entusiasmo, la experiencia, el trabajo continuo de perfeccionamiento nos han dado muchas satisfacciones. Con mucha paciencia hemos logrado descubrir los secretos de muchos motores. Los hemos mejorado, potenciado y perfeccionado. Los hemos hecho ganadores, seguros y fiables. Son modificaciones para hacer tu moto más personal, tanto para el piloto profesional como para el aficionado, por el placer de hacer turismo o para los que tienen que moverse por la ciudad. Nuestros productos se caracterizan por su extraordinaria calidad, que nace de la combinación de pasión, experiencia y actualización continua.

El diseño se realiza mediante el uso de sofisticados programas CAD (Computer Aided Design). Los tests se hacen en bancos de pruebas de control electrónico y utilizando la telemetría. Las materias primas se seleccionan cuidadosamente según parámetros de calidad y siempre buscando la mejor tecnología que ofrece el mercado. La producción se hace exclusivamente por medio de sistemas robotizados y con control numérico. La sede central de Polini Motori S.p.A. está situada en Alzano Lombardo con una superficie de 20.000 metros cuadrados, de los cuales 8.800 son almacenes, 3.000 son oficinas y el departamento de competición. En Bérgamo está POLINI-RICAMBI, un centro de recambios muy bien equipado que ocupa una superficie de 2.500 metros cuadrados. Hemos desarrollado una red comercial muy dinámica, con más de 3.200 puntos de venta en Italia y exportación a más de 64 países. Aseguramos un nivel muy alto de calidad también en el servicio: porque lo bueno no lo ponemos sólo en nuestras piezas sino también en la forma en que las vendemos.